jueves, 22 de agosto de 2013

Pregón de Fiestas 2013

_DSC0114
Buenas noches a todos, vaya mi agradecimiento a la corporación municipal y al Sr alcalde por haberme invitado a pregonar las fiestas de este año 2013.
Con especial énfasis a mi mujer e hijas agradezco su paciencia y habilidad a lo largo de estos años para conciliar la armonía familiar y mi querencia por Villarta, reconozco que en ocasiones no les habrá resultado fácil.
Respecto del pregón he de manifestaros mi absoluta impericia en estas lides, he estudiado varios de ellos y casi todos destacan dos factores: las bellezas naturales del lugar o la calidad de sus gentes.
En mi pregón quiero hacer una fusión de las dos tendencias, Villarta es geográficamente privilegiada, de acuerdo, pero lo que realmente le _DSC0109da vida a su entorno y nos hace quererla es la aparición de las personas en sus paisajes , valga esto como ejemplo , a nivel coloquial cuando hablamos del castañar, de las hoces lo relacionamos siempre con determinadas personas o con hechos allí acontecidos, cuando nos comimos unas migas o con aquel gancho que resulto espectacular, si a ello le añadimos un poco de música y le damos ritmo de murga lo entenderéis mejor. Si escucháis “el otro día...........................” no hace falta decir más, rápidamente identificamos el lugar y el personaje y no digo nada si entonamos “la gente le preguntaba......................” todos sabemos por dónde bajaba y quien era el personaje que prefería los lobos de Villarta a los de Madrid.
Todo lo que sigue a continuación son recuerdos y como la memoria es caprichosa, cualquiera de vosotros que pudiera haber estado en aquel lugar y aquel momento pudiera tener vivencias distintas, tampoco guardan un orden cronológico, es como cuando vaciamos el cajón de fotos antiguas que tenemos en casa, arrugadas, amarillentas, _DSC0122sus imágenes pueden ser difíciles de reconocer y si tenemos a alguien a nuestro lado la opinión sobre los personajes o el lugar puede ser distinta; muchos de estos recuerdos tienen que ver con amigos que se fueron demasiado pronto pero que compartieron alguno de sus mejores días con nosotros, no me resisto a nombrarlos: Angelito , Rafa Chaves , Antonio Siete, Joaquin , Rafa Cendrero , Felipe Lucas .
Dicho esto comencemos la fiesta, estamos en día 14 , mañana luminosa , alegre , el aire lleno aromas a miel cocida y bollos ricos, madrugón que dura, a veces, desde la mañana anterior, prisas para buscar las caballerías y aparejarlas , mi primo Augusto me proporcionó durante años cabalgadura y algún consejo que no me resisto a referir , aquí al lado, en su corral aparejábamos un mulo, yo sacando los lomillos para más comodidad de mi acompañante , el acortándolos , entonces me dijo “ niño si vas con una muchacha hay que ponerlos cortos “ seguí su consejo y aquel año la subida la recuerdo con especial agrado. Desde el Santo iniciamos el camino a ritmo de la romería de Victor Manuel con letra modificada por Rafa Duran o su cuñado Antonio , no me queda claro “Ya van bajando los burros...................”,_DSC0111 llegamos a Guadiana , el rio marcó siempre el ritmo del pueblo y hemos de detenernos aqui; Guadiana qué empieza a sentirse extremeño en el estrecho de las hoces, monumento a la belleza natural, las descubrí a mediados de los 60 y en compañía de Julián siete, desde entonces me hice asiduo de sus praderas, de sus fresnos, de sus islas acompañado casi siempre por mi compañero del alma Urbano Troncoso, desde allí recorríamos algunas fiestas de los alrededores, a pie, de la cuadrilla vengo y atrás me dejo Arroba, Navalpino y Fontanarejo.¡ Ah Navalpino ! siempre volcado con los de Villarta, allí contábamos con un embajador de excepción: Abelardo Rodríguez, modelo de caballerosidad, rio abajo, valhondillo, cobijo asegurado en la casilla de Pablo malara, con inquilino casi fijo Julián el corbato maestro en el arte de la espera y otras argucias de la caza, siguiendo el curso y a la derecha castillejo, testigo de unas inenarrables sopas berrendas con el amigo pilatos, gargantas del manzano ,_DSC0107 la parra acompañando a expertos trasmayistas: el tío chinato , bareta , Regino Blasco. En la Vega breve parada , cosa difícil, con Antonio el poli al que me parece recordar, muy niño el, yo más, vestido de monaguillo, con los útiles del agua bendita acompañando al cura, al gobernador y a las demás autoridades en la colocación de la primera piedra del transformador del santo. Más abajo, cuando Guadiana nos dice adiós camino de Helechosa, la lobera, decenas de veces recorrida, solo, la mayoría acompañado. Julito, Manolillo, Escolástico, durmiendo en cualquiera de sus casillas donde para ser feliz solo necesitábamos como decía nuestro amigo Siete, el gorgor de la patatas en la sartén y una botella de vino compartida con Emiliano zapatones, José burraca, Quico rebanas, Julián cachorro, siempre nos recibieron con los brazos abiertos. Dejamos estas soledades, recordad vamos camino de la ermita, por fin llegamos , y lo hacemos con el mismo ritmo que comenzamos, la romería “ y la gente en los portales no dejara de bailar mientras se escuchen guitarras y haya vino que tomar....”, luego manteos, carreras locas, “ José Luis fuiste al campo..............”.Con poco que afinéis el oído escuchareis el vozarrón de Juanma, esténtor, el de la voz de bronce equivalente a la de 50 hombres .Comida mil veces interrumpida y después búsqueda de un rincón escondido y fresco donde mejor llevar el cansancio y el sopor del vino y la comida, imposible un cubo de agua me saca de mi ensoñación, a tiempo, es media tarde y la explanada se llena de romeros, la virgen bajará bien acompañada, es hora de canelilla, limoná, sin pasarse, la fiesta está empezando. Regreso lento, lleno de añoranzas, ¡ hasta el año que viene ! Cercanos ya al puente de los tres ojos primeras avanzadillas de chavales endomingados, algún cohete en el horizonte y movimiento de gente hacia la peña del obispo, en llegando allí desparramamos la vista buscando caras nuevas, femeninas naturalmente, para después escuchar el reproche de las amigas, siempre buscando a las de fuera, entonces solo lo sospechábamos pero ya éramos como Sabina describió en unas de sus canciones “ cuando duermo sin ti contigo sueño y con todas si duermes a mi lado “

 De limpio y ya en la plaza la recuerdo más oscura, empedrada, parte del año manchada de la lumbre de los quintos, ecos del “Si te toca...”, que casi todos hemos tarareado, llena de jorrunches para los agallejos, evocaciones de moni, pídola. El cuanto metes de los cartones. Frente a mí, equidistante de la casa de Aurea y de Julián Sánchez una fuente sin agua, casi ruinosa, púlpito donde la juventud de entonces celebraba sus tertulias, que acabaron cuando el tío Julián demolió la fuente, cansado del parloteo. A vuestra espalda el cuarto fielato, con un recuerdo vago de varios mozanguillones allí retenidos por el delito cometido en la procesión del resucitao, una ristra cayo, casual o intencionadamente, sobre las gafas de un curita trabucaire y ligón que gobernaba entonces las conciencias villarteñas, escuela de Dña. Antonia con sabor a leche en polvo y queso de bola .A mi espalda el ayuntamiento viejo, arriba D Rodolfo, abajo D Juan, años de la letra con sangre entra, a mis pies los arboles de, pólvora, breves y pobres , con Víctor el municipal prendiendo la mecha, a mi izquierda el bar de Basilio, allí tomé mis primeros chatos de vino de la mano de un villarteño de pro, Antonio Acedo con el que varias generaciones del pueblo mantenemos deuda de gratitud. Olor a madroñas, a monte de los sombrajes de las fiestas, en un principio, no sé muy bien porqué llamado la tómbola y que siempre llevo asociada a esta cancioncilla , a ritmo de mambo “si quieres tomar te vas al bar de la plaza que en puerta el tío Julián está Carmelo y despacha ”. Sombrajes con mesas de tres patas y sillas de enea sin respaldo, cuartos de vino y cerveza el gavilán, enfriada con barras de hielo , conservadas en paja y traídas desde Herrera por los hueveros, años de emigración: vente a Alemania Pepe, adiós mi España querida ,; primeras camisas de tervilor, de tergal traídas por los emigrantes, flamenco y tanguillos con Enrique charcas, un hombre que siempre supo estar, chapeau por él. Posteriormente con Julián el gato de alcalde y como escenario el remolque de Joaquín la modernidad, guitarras eléctricas con Clemente “ la chochona “ le llamábamos y que popularizo una canción que sonaba entonces –“yo que conocí ciudades como Roma y Paris “ y al final siempre regresaba a S Bernardino , algún anónimo transformo en aquello de “ yo que conocí ciudades como Herrera y Fuenlabrá , Helechosa de los Montes el Horcajo y el Bonal.....” y claro siempre terminando , no en S Bernardino sino bailando en Villarta ¿ y dónde ?, ¡claro!  
En el baile de chaqueta, la tía Aurora en la puerta, bancos a lo largo, en los laterales, arriba galería de madera y al fondo barra y escenario, bailongos matutinos del 15 de Agosto , después de la procesión, música en directo con Regadera y Vaquerizo, sofocos, empujones, pasodobles, valscorridos, rumbas ; ¿ bailas? No ,¿ la siguiente la tengo pedía , la repetía , breve pausa en la verbena y ¡ a bailar ¡, ahora en la discoteca del andaluz, la primera de Villarta, música actual y alivio breve de urgencias amorosas al amparo de su penumbra y sus sillones mullidos; el tiempo lo demanda Alonso abre discoteca, terraza con vistas a la sierra del castillo, comilonas, copas, confidencias y como la fiesta es así la inquietud nos lleva al chorro, ahora remodelado y escenario de multitudinarios botellones, antaño bullanga pero por otro motivo ¡ el agua ¡, mozas garridas de cantero al cuadril y botijo a la mano, parada breve, enfilamos a la carretera, en aquellos años una autentica casquera por la que algún valiente como Julián Sánchez enemigo íntimo de peones camineros , se atrevía a circular. El cuartel en la punta de la carretera como decimos castizamente, atalaya privilegiada en su terraza muchas veces ocupada por guardia civil de tricornio, su presencia hacia nuestros pasos más recelosos y nuestras miradas más furtivas, por encima el pozo y unos metros más allá juego del calvillo, las rayuelas y en la cerca de los peros “ la jurria “ , los americanos lo patentaron como beisbol, nosotros simplemente la olvidamos; visitas nocturnas a la viña de D Rodolfo acompañado de Alonso, Chaspin, Puskas que también se fue demasiado pronto. Carretera de noches y madrugadas al ritmo de las guitarras de Julián el gato y Teo. Nos vamos sintiendo cansados pero la fiesta es así, diversa, rápida, ahora calleja de los montones abajo al ritmo de rumba “pun catapun chinpun como nos gusta el verano, pun catapun chinpum el castañar y el pantano”. Lo habéis adivinado al castañar que nos vamos, la zarza, cuesta de las erillas y sofocados como estamos rebuscamos entre las cargas de las eras los botijos, las calabazas para refrescarnos.
Unos cientos de metros adelante, en lo que fue cercón de Grano de Oro primeros contactos con el fútbol viendo las evoluciones de los jugadores de entonces: Justo el del médico, Eduardo Cendrero, los Grano de Oro, Chele y nuestro particular Iker. Casillas , Fulgencio Anaya , “no tiene miedo a tirarse” decíamos los entonces casi niños , así era había que estar algo loco para revolcarse en aquellos peñascales , casi enfrente , antes de subir a la raña primer campo de fútbol del pueblo , allí Julian y Eugenio Grano de Oro provistos de sogas y estacas y ayudados por la gente menuda limpiaron y señalaron el terreno , testigo luego de varios éxitos y algún fracaso que recordar no quiero, todo ello con algunos futbolistas de clase: Romero, Felipe Portillo y un defensa corajudo y pundonoroso Julián el correo, amigo de casi siempre, aun le recuerdo muchas mañanas de las vacaciones de Navidad esperando, a la lumbre junto, a mi abuelo , a que me levantara para zascandilear por ahí. El fútbol nos ha acalorado, hay que bañarse en el charcón , esperemos que no haya ninguna mujer lavando ropa, hemos tenido suerte, el agua limpia , fría , corriendo con fuerza ¡ y de pronto , mi prima Esmeralda que reina en aquellos vergeles nos abronca por ensuciar el agua y a las muchachas por sus atrevidos bañadores , al final no llega la sangre al río y ella tan contenta de poder demostrarnos su portentosa memoria en natalicios , bodas , parentescos , imposible pillarla en un renuncio.
El recorrido ha sido largo , venimos cansados , ya estamos nuevamente en la plaza , ahora más iluminada , con terrazas en donde tomar una copa para despedir la fiesta y nada mejor que en compañía de los amigos más recientes pero no menos queridos : jose fe , lebrero insigne , muñidor de originales negocios , cualquier noche después de unas cervezas nos llevara , como D Quijote a luchar contra los molinos . Pedro humo, la alegría de la huerta, su falta de prejuicios, el mejor archivo viviente de asuntos sentimentales pasados, presentes y espero que futuros de Villarta de los Montes. Joaquinillo, me asombra la rapidez en que pasa de su corazón a sus asuntos, los cinco minutos de cambiar la ropa de fiesta por la de faena y como no con Urbanillo nuestro particular rey Midas , lo que toca lo convierte en oro, el se encargará de recordarnos.
Como los recuerdos pueden habernos entristecido algo no quiero dejar de citar estas estrofas “ Aunque hayan pasado nuestros días del esplendor en la yerba y la gloria en las flores , no nos entristezcamos porque siempre conservaremos el recuerdo de su belleza...”.Ahora dejemos paso a la reina , al míster de las fiestas, para ellos comienzan sus días del esplendor en la yerba , nosotros sigamos el consejo de los antiguos latinos “ Carpe Diem “ aprovechemos el día , vivamos el momento , comencemos la fiesta con un Viva la Virgen de la Antigua . Viva Villarta